¿Cuáles son los pronósticos para la economía de España en 2018-2019?

España afronta un periodo diferente en su historia política. Por ende, estos cambios afrontarán también un cambio en la historia económica. Aunque la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia de gobierno parece no haber despertado las suspicacias necesarias que todo gobierno de izquierda despierta, algunos pronósticos económicos no se han hecho esperar.

Estos, quizá, son de los más interesantes que se han realizado sobre la economía española. Tanto para lo que queda de 2018 como para el año venidero (2019), donde posiblemente los cambios y decisiones en materia económica comiencen a verse reflejados en el día a día de la sociedad española.

Crecimiento superior a la media europea

El crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) de España se ha pronosticado en un 2,6% para el 2018 y un 2,3% para el año 2019. Esto, según un informe publicado por el Foro Ambrosetti (una versión lite del Foro de Davos). A su vez, los números coinciden con los publicados por el gobierno español de Pedro Sánchez en sus pronósticos de crecimiento.

Esto representaría un indicador superior a la media europea, que estaría condicionada a un 2,3% en 2018 y un 1,9% en 2019.

El motor de la “nueva España”

El hito fundamental del crecimiento económico español serán las importaciones. Según el mismo informe citado, España superaría a Alemania en volumen de importaciones en el año 2019, por lo que pasaría a tomar la delantera, con un crecimiento de hasta 4,5%.

Sin embargo, la nación todavía tendría problemas que resolver en materia de economía, sobre todo la que afecta a las personas de forma más directa y cruda.

La creación de empleo como principal reto de gobierno

Muchas son las instituciones que muestran muchos datos positivos en cuanto a la situación del paro en España.

Si la creación de puestos de empleo se mantiene como hasta ahora, con un promedio de entre 2% y 3%, en los próximos dos años se subsanaría de manera exponencial la situación de desempleo en la sociedad española, sobre todo en las principales capitales económicas (Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, San Sebastián, Sevilla).

Quedará ver, ahora, si todo esto se cumple, o si, para sorpresa alentadora, los números se ven superados por la realidad, para poder empezar a colocar dígitos verdes tras más de una década de crecimiento nulo o decrecimiento en la economía de la nación. La quinta por tamaño de la Unión Europea.